Posts Tagged Noticias

Mistura: La peruanidad hecha comida

Todo un éxito la Feria Gastronómica Mistura II, mucho mejor que el anterior, más variedad, mejor oferta y el parque de la exposición resultó mucho mejor que el cuartel San Martín.
Hay que agradecer a Gastón Acurio, propulsor de la idea y principal artífice del despegue de la culinaria peruana en el mundo, por este festival que nos hace sentir más peruanos que nunca.
Para serles sinceros, la comida demasiado gourmet no se disfruta en masa. Mistura está hecho para disfrutar el encanto culinario de nuestras raíces, de lo adorablemente sencillo, de la cocina que es semilla de nuestra gastronomía.

Altamente recomendables:
El tacu tacu donde Tato
Las conchas negras de Emilio y Gladys
El cebiche donde Sonia ó Javier Wong
La carapulcra del Rincón que no conoces
Los sánguches de El Chinito
La leche de tigre del Verídico de Fidel
El Pisco Sour ó Maracuyá Sour de Huaringas
Los anticuchos de Grimanesa
La mistura de rachi, mollejita y choncholí de la tía Pochita
El mercado

Mistura - Premio Ají de Plata
Mistura - El ají amarillo
Gente en Mistura
Javier Wong en Mistura
Pisco Sour en Las Huaringas - Mistura
Emilio y Gladys - Conchas negras en Mistura

Y la belleza que nunca falta en estos eventos:

Coca Cola e Inca Kola
Belleza en Mistura
Belleza en Mistura

Comments (3)

9 años del video Kouri – Montesinos

Hace 9 años se hizo público el video Kouri – Montesinos que tumbó la dictadura fujimontesinista.
El video fue presentado por el entonces congresista Fernando Olivera y desencandenó ua serie de hechos que terminó con la huida de montesinos y la renuncia por fax de Fujimori. Hoy se sab que fue Matilde Pinchi Pinchi quien sacó el video del SIN en venganza por las andanzas amatorias de su amado Vladimiro Montesinos.

Comments (3)

Concurso Joven Cocinero Peruano en Mistura 2009

La feria gastronómica Mistura (24-26 setiembre en el Parque de la exposición) está organizando un concurso de Joven Cocinero Peruano. Los premios son una tarjeta del BBVA con 2000 soles, viajes, etc. Las bases son las siguientes:

REQUISITOS CONCURSO JOVEN COCINERO PERUANO 2009

• Tener como máximo 25 años de edad
• Que se encuentre actualmente trabajando en algún restaurante u hotel dentro del perú
• Con un mínimo de 3 años de experiencia
• Deberán enviar receta impresa a mistura2009@stimulus.com.pe ajuntando C.V personal
• Categoría :receta libre (entrada o fondo) en base al ingrediente ají (cualquier tipo de origen peruano)
• El tiempo de duración del concurso es de 3 horas
• El tiempo con el que cuenta el participante para la elaboración de la mise en place es de 2 horas
• Todos los ingredientes de su receta deberán partir desde el estado de crudo (no podrán traer insumos de preparación avanzada)
• Deberán elaborar dos platos idénticos para ser degustados por el jurado.

Más información en la Web de Mistura www.mistura.pe

Comments (1)

2 años del terremoto en el Sur

Creo que el genial Carlin retrató como ningún otro la realidad del sur a 2 años del terremoto que devastó Pisco y Chincha.

terremoto Pisco Chincha

El estado peruano con su tremenda ineficiencia para concretar proyectos de reconstrucción y el peruano sentado, esperando que todo lo haga el gobierno.
Es concebible tanta ineficiencia del Estado teniendo los recursos? y es concebible la pasividad del peruano de esperar sentado. Un ejercicio mental que pudiera sonar antiperuano (todos saben cuanto quiero a mi país y a su gente): imaginen que sacamos a todos los pisqueños y chinchanos afectados y en su lugar colocamos japoneses o alemanes con los mismos recursos y carencias, exactamente con lo mismo que tienen ahora los afectados. Ustedes creen que ellos hubieran seguido esperando que el gobierno le reconstruya sus pueblos?

Comments (2)

El fenómeno Añaños

Familia Añaños
Si bien este artículo fue escrito hace un tiempo, no deja de tener vigencia, ya que la expansión de Ajegroup sigue con fuerza y la historia de la familia Añaños inspira a miles de peruanos emprendedores.

Cómo una familia de Ayacucho, en la sierra peruana, logró transformarse en el más explosivo imperio de refrescos de toda América Latina.

Felipe Aldunate Montes-Lima

Gatorade pudo haber sido la última víctima. Los ejecutivos a cargo de la marca de bebida rehidratante de PepsiCo en Perú se aterrorizaron al ver cómo una pequeña botella, que empezó a repletar de un día para otro almacenes y botillerías de Lima, podía terminar con su rentable negocio. Se trataba de Sporade, una bebida anaranjada de apariencia y sabor demasiado parecida a Gatorade, pero con una gran diferencia: sólo cuesta la mitad. El terror de los ejecutivos era entendible: Gatorade estaba siendo víctima del efecto Añaños.

Sporade es la última incorporación al portafolio de productos de la familia peruana Añaños Jerí a su empresa Kola Real, o Ajegroup, como recientemente la rebautizaron ?A de Añaños, Je de Jerí, Group, de grupo?, ya convertida en corporación internacional.

Afortunadamente para Gatorade, la autoridad de defensa de la libre competencia, Indecopi, exigió la suspensión de la comercialización de Sporade en el
mercado: la botella y la etiqueta se parecían excesivamente a la original. Sin embargo, este respiro no puede tomarse como una victoria definitiva. Al cierre de esta edición, los Añaños preparaban el relanzamiento de Sporade, con nuevo envase y etiqueta, y repetir en esta nueva categoría el impacto que ya han generado en las gaseosas y aguas minerales.

Con productos sustancialmente más baratos que cualquier competidor y llegando con ellos a una enorme masa de consumidores que estaba marginada del mercado, los Añaños no sólo han provocado la furia de las embotelladoras de Coca-Cola y Pepsi en la región.
También han roto muchos de los paradigmas manejados por la industria y que en los últimos años sólo permitían a las embotelladoras alcanzar tasas de crecimientos marginales, gatillando una violenta consolidación para ganar escala y márgenes.

El fenómeno Añaños en la industria peruana se tradujo en dos grandes efectos: el impresionante crecimiento del consumo de gaseosas o refrescos en Perú ?que saltó de los 450 millones de litros consumidos al año en 1997, antes de su ingreso en la capital, a los 1.200 millones en 2003?, y a una caída sistemática del precio promedio del refresco vendido en el mismo período.

Tanto, que un informe de JP Morgan señala que Perú es el país con los precios más bajos de la categoría en América Latina. Analistas que siguen de cerca a la compañía en su expansión internacional afirman que ambos efectos se están repitiendo en Venezuela, Ecuador y México, los mercados donde ya han puesto pie. Y pronto podría repetirse en Costa Rica, donde recién empieza a operar.

Big Cola

¿Qué dimensiones ha alcanzado el fenómeno? Contrarios a su fama de ‘new rich’ que muchos les atribuyen en Lima, los Añaños prefieren mantener el bajo perfil y no hablan de cifras de venta. De hecho, Ángel Añaños, presidente del grupo, ni nadie en la familia quiso responder a las solicitudes de entrevistas realizadas por AméricaEconomía. No obstante, si se hace caso a las estimaciones de participación de mercado en los distintos países, la facturación de Ajegroup puede estar en torno a los US$ 300 millones.
“Pero eso lleva a engaño: la participación de mercado real de los Añaños aparece subestimada por los estudios de mercado que se concentran en las grandes ciudades y los grandes canales”, dice una fuente muy cercana a la empresa, quien afirma que las ventas anuales de la compañía están por sobre los US$ 500 millones, con un crecimiento cercano al 30% anual.

CAMIONERO AMIGO. Su fama ya ha traspasado fronteras.
“Cada vez que un banquero de inversión visita Lima, solicita una reunión con los Añaños para tomar parte en alguna posible venta o proponerles participar en el mercado de capitales”, dice Carlos Heeren, socio consultor de la peruana Apoyo Consultoría. Ellos no están interesados. Prefieren seguir sacando lustre a su exitoso modelo de negocios.

Dentro de este modelo, la clave principal es el sistema de distribución, de una simplicidad que lleva a preguntarse có-mo a nadie se le había ocurrido antes. En las plantas embotelladoras cargan camiones de 30 a 50 toneladas que llevan los productos a algunos de los centros de distribución. Allí, las cajas son transportadas en vehículos de menor capacidad que van directamente a los miles de puntos de venta en donde las bebidas de los Añaños están presentes. La clave está en que tanto los camiones que salen de la planta como los que salen del centro de distribución son de transportistas independientes que venden, distribuyen y cobran en nombre de Ajegroup.

La empresa descubrió que hacerlo así podría generar grandes ahorros en Perú cuando una ley permitió el ingreso de vehículos usados al país. Muchos pequeños empresarios compraron pequeños vehículos de carga, pero no tenían trabajo para aprovecharlos, por lo que sus camiones pasaban la mayor parte del tiempo estacionados. Acordar con ellos la tarea de vender, distribuir y cobrar a cada uno de los puntos de venta implicaba muy poco costo para la compañía. Además le permitía saltarse la barrera de entrada de crear una flota propia para competir: con la tercerización del transporte, transformaron un costo fijo en variable. “Fue una jugada muy astuta: aprovecharon lo que se conoce como mercado original”, dice Miguel Ferré, académico de la Escuela de Dirección de la peruana Universidad de Piura (PAD) y quien ha estado muy cerca del emprendimiento de los Añaños.
“Aprovechar a aquellas personas o empresas que están dispuestas a trabajar por lo que se les pueda pagar, es fundamental para el desarrollo de negocios en mercados emergentes”.

El sistema también genera críticas. “Lo que hacen es sólo adaptarse a la informalidad”, dice Julio Luque, director gerente de la consultora de mercado limeña Métrica. “Las grandes empresas deben cumplir con obligaciones impositivas y laborales, pero el negocio de Kola Real sólo llega a la puerta de la fábrica, sin hacerse cargo de la informalidad que corre por su sistema de distribución”.

Ajegroup ha replicado este modelo en todos los países en que puso el pie. En Valencia, Venezuela, donde entraron sin ningún socio local (como siempre lo hacen), simplemente pusieron un anuncio en el diario:
“Empresa requiere transportistas con vehículos propios”. Al día siguiente, llovían los ofrecimientos de camioneros independientes y pequeñas flotas para trabajar en la nueva planta. “Muchos de estos empresarios han ido creciendo con nosotros”, dice Percy Fonseca, gerente corporativo de mercado de Ajeper, la subsidiaria del grupo en Perú. “Los que inicialmente tenían un camión hoy manejan una pequeña flota”.

El sistema de logística está aceitado con un avanzado sistema informático vía web que permite a los ejecutivos de la empresa conocer online el movimiento y las ventas de cada uno de sus 80 centros de distribución en toda la región.

Otro ítem donde generan fuertes economías es la publicidad. Por mucho tiempo, el equipo publicitario en Perú se resumió a dos personas que se dedicaban a pintar murallas con el logo de Kola Real. Y cuando entró en televisión, los anuncios preparados por free lancers destacaban por su mala calidad y por ocupar horarios poco demandados por los auspiciadores. De hecho, para sus campañas de lanzamiento de sus marcas en Venezuela y México, el grupo gastó entre US$ 100.000 y US$ 200.000, según fuentes cercanas. “Es una humillación para quienes apuestan a millonarias campañas de marketing y publicidad para alcanzar productos masivos”, dice Ferré, de la Universidad de Piura.

GRACIAS A SENDERO. Si la estrategia es popular, ¿acaso entra en sus planes patrocinar algún evento como la Copa América que se realizará en Perú en julio? Ni hablar. “Nuestra estrategia no calza con eso”, dice Fonseca. “Auspiciamos sólo algunos pocos eventos y muy locales”.

A todo esto, sume la idea de los Añaños de vender en envases cada vez más grandes, que reducen el costo y precio de venta por centilitro. Cuando las embotelladoras de Coca-Cola copiaron en varios mercados sus envases de tres litros, Ajegroup lanzó los de 3,5 litros. Todas esas jugadas para reducir costos son clave. “Tienen una pasión sistemática por bajar costos y transferirle el ahorro al consumidor, con el fin de ampliar el mercado”, dice Heeren, de Apoyo.

Para muchos, el secreto del éxito de los Añaños para desarrollar este modelo de negocios está en la exitosa gestión familiar. También hay que agregarle una pizca de suerte, especialmente cuando se originó la empresa, allá por 1988. Entonces la amenaza de Sendero Luminoso a fines de los 80 llevó a los distribuidores de Coca-Cola a abandonar la zona serrana de Perú. Ambos padres y sus seis hijos, quienes hasta entonces trabajaban una chacra, aprovecharon eso para preparar su propia bebida y venderla en la zona.

Hasta aquí, nada muy novedoso, pues la dificultad para distribuir por el territorio peruano ya había motivado el surgimiento de cientos de pequeñas empresas que hacían lo mismo que la familia: mezclar agua con colorantes y saborizantes, embotellarla en envases de cerveza y venderla a los vecinos.

No obstante, hoy los Añaños son un pequeño imperio dentro del negocio de refrescos de América Latina. A pesar de estar en pleno invierno peruano, cuando el consumo de gaseosas está en su nivel más bajo de todo el año, el movimiento de su planta de Lima no se detiene. Montacargas corren de un lado a otro trasladando las cajas con botellas multicolores de los productos Kola Real para cargar los camiones que están a la espera. Máquinas sopladoras que hacen las botellas de plástico, embotelladoras y etiquetadoras producen sin cesar. Y ya se ven los cimientos donde instalarán nuevos hangares para incorporar otras líneas de producción. Así como la de Lima, cada una de

las 10 plantas que ha construido el grupo en la región ha sido planificada para disminuir al máximo la inversión requerida.

Tanto en México como en Venezuela han buscado parques industriales en decadencia para pagar lo menos posible. Lo único que cuidan es que estén cerca de una carretera para sacar sus camiones.

Ahora, ¿quiere ser un ejecutivo de Kola Real? Piénselo dos veces. Aunque algunos creen que como escuela es muy interesante, los sueldos de los gerentes que integran su horizontal organigrama están muy por debajo del promedio de la industria. “Es la pauperización completa del negocio”, dice un analista que solicitó no revelar su nombre. “Bajos sueldos, mala publicidad e informalidad no hacen bien a ningun sector”.

¿AÑAÑOS DO BRASIL? De hecho, su manera de hacer negocios ha sido atacada por las grandes embotelladoras. Los acusaron de estar ligados al narcotráfico y de no usar medidas higiénicas en sus plantas. Cuando entraron en México, la prensa informó sobre las presiones que recibieron miles de pequeños almacenes para no aceptar productos de la empresa. Sin embargo, al final no les quedó otra que seguir el juego que los Añaños impusieron: muchos embotelladores de Coca-Cola bajaron sus precios y agrandaron los envases. Algunos, incluso, pasaron a un sistema de distribución tercerizado.

Para Ajegroup la internacionalización ha sido un éxito. “El 70% de nuestra facturación viene de fuera de Perú”, dice el mexicano Guillermo Carpena, recién nombrado gerente general de su operación peruana. En Venezuela ya tienen cerca del 17% del mercado. Y ahora apuestan sus fichas a México, país donde los hermanos Carlos y Ángel Añaños pasan la mayor parte del tiempo. La megaplanta instalada en las cercanías de Puebla trabaja al máximo de su capacidad y están finalizando los planes para construir una segunda.

Los Añaños obtuvieron el capital para estas expansiones del crédito con los proveedores y de su propia caja. Cuando quieren entrar a un mercado, analizan tres factores: el precio relativo de las bebidas, el clima y la factibilidad de construir una planta con disponibilidad de agua y a bajo costo. “Le han quitado toda la sofisticación a la investigación de mercados, pero les dio buenos resultados”, dice una analista de la industria.
Aunque en la compañía reconocen que es tiempo de frenar un poco el paso y consolidar las operaciones existentes, no dejan de pensar en la expansión.

“Estamos estudiando Brasil y Chile”, dice Carpena. “Si ya entramos en México, ¿por qué no Brasil?”.

La posibilidad de abrir más frentes se suma a la creación de nuevas categorías, como Sporade, que hizo de Perú el laboratorio para preparar lanzamientos regionales. Al grupo además le resta la tarea de explotar otros canales de venta, como los supermercados, donde su presencia con marcas propias o maquilando para las cadenas es aún oncipiente.

Tras hacerse visibles, los Añaños ahora tienen el camino sembrado de desafíos. Cuentan con una fórmula de éxito probada para enfrentarlos: capacidad para reducir costos hasta su mínima expresión y ofrecer precios muy por debajo del promedio del mercado.
¿Alcanzará para dar el próximo paso? Sólo el tiempo tiene la respuesta. La travesía iniciada en la sierra peruana tiene todavía un largo trecho por recorrer en América Latina.

Nota: Ahora los Añaños cambiaron su marca Kola Real por Big Cola, y cuentan con una planta de gaseosas en Tailandia.

Comments (12)

150 años de la inmigración austro-alemana a Pozuzo

Centro de Pozuzo
El valle del rio Pozuzo ya estuvo habitado desde tiempos inmemoriales por pueblos indígenas (amajes) y nativos (amueshas o yaneshas) e incluso restos de penetración Incaica en la zona como andenes y antiguo mirador. En la época colonial fueron sacerdotes franciscanos los que llegaron a evangelizar la zona, fundando dos pueblos en la zona: Asunción de Pozuzo con 164 nativos al cuidado del padre Francisco Honorio Matos y Nuestra Señora del Carmen de Tillingo con 100 nativos al cuidado pastoral del padre Francisco José Arévalo. Sin embargo estos pueblos fueron abandonados por los curas quienes tambien oblgaron a los nativos a salir ante el peligro de que se unieran a la rebelión de Juan Santos Atahualpa quien se encontraba en zonas proximas, pero luego los nativos regresaron a ocupar la zona de Pozuzo.

En la República, Ramón Castilla abolió la esclavitud en 1954 y prohibió la inmigración asiática para favorecer la inmigración desde Europa. La inmigración europea era esperada y deseada por la mayoría de la clase gobernante peruana, ya que se pensaba que sólo una inmigración de hombres fuertes europeos sacará activaría dinamicamente la actividad económica peruana. Dentro de las muchas concepciones -erróneas- de la época podemos señalar la “indolencia” del indio peruano, a la cual se achacaba el atraso en el que se hallaba sumida la agricultura y la actividad industrial del país; con respecto a la mayoría de la clase política gobernante del Perú, se consideraba como “impropio” que un criollo trabajase el campo o se dedique a actividades mercantiles, motivo por el que los negocios peruanos de la época estaban en manos de los inmigrantes italianos, franceses y alemanes (de acuerdo a las crónicas de Gerstäecker) en un inicio para luego pasar a manos de inmigrantes chinos y japoneses. Se pensaba que los europeos traerían “progreso” al país debido a su conducta proactiva, a los conocimientos capitalistas y habilidades técnicas industriales traídas de Europa, así como sus habilidades comerciales y contactos con el mercado mundial, mercado al cual el Perú aun no estaba insertado.

Un personaje clave en la inmigración tirolesa al Perú es el Barón Kuno Damián Freiherr Schutz von Holzhausen (Nacido en Camberg – ducado de Nassau – el 15 de febrero de 1825). Muy joven partió a Texas – EEUU – motivado por la masiva emigración (Auswanderug) alemana hacia América. Pero vio que en Los estados Unidos los alemanes perdían rápidamente sus costumbres y pensó que el mejor destino para ellos sería sudamérica.

En 1853 Kuno Damián Freiherr Schutz von Holzhausen llega al Callao, con destino final Chile, país en cuyo sur el clima era bastante similar al de Alemania y en donde los proyectos de colonización alemana venían desarrollándose estimulados por el gobierno. Estando en Lima conoció al Ministro de Relaciones Exteriores de ese entonces Juan Manuel Tirado quien al enterarse de sus proyectos lo convence de no ir más al sur y de establecer las colonias alemanas proyectadas en Perú, en la vertiente oriental de la Cordillera de los Andes, para lo cual se construiría un ferrocarril desde la costa hacia un río navegable que llegue hasta el Amazonas y por ésta vía unir las costas del Pacífico con el Atlántico, empresa titánica que Schutz creyó posible debido al boom económico que vivía el Perú gracias al guano.

El primer contrato que firmó el Barón fracasó a consecuencia que en 1854 se produjo una revolución liberal que destituyó al Presidente Echenique; por la crisis política y militar que vivía el país, el barón tuvo que firmar otro contrato el 6 de diciembre de 1855 con el nuevo Presidente el General Ramón Castilla. El contrato, en resumen, decía lo siguiente:

1. Se consideraba nulo el contrato previo por incumplimiento de las fechas de ejecución, que la colonización debe de comenzar en las regiones más próximas a las habitadas de la República y no en sus confines, los cuales no han sido preparados para dicho fin; motivo por el que se firma un nuevo contrato.
2. Se admite la propuesta de Schutz para introducir 10 000 colonos en un plazo de 6 años desde la fecha del contrato.
3. Los colonos (gente robusta, de buenas costumbres y católicos romanos) mantienen sus derechos estipulados en el contrato anterior.
4. Schutz se compromete a reunir a los colonos, llevarlos a Perú y hacia la zona destinada a la colonización, donde cuidará que los colonos cultiven sus chacras y construyan sus viviendas.
5. La primera colonia será de 500 individuos, los cuales deben llegar al Callao en 1856 y se situarán en Pozuzo, donde confluyen los ríos Delfín y Huancabambna, lugares que serán acondicionados para tal fin.
6. El gobierno pagará el pasaje hasta el Callao y les suministrará durante el primer semestre víveres y semillas, así como útiles agrícolas los cuales serán devueltos por los colonos a los 5 años de su llegada y se les entregará a cada uno de ellos 30 pesos sin cargo de devolución.
7. Schutz tendrá un sueldo de 2400 pesos anuales durante el tiempo que dure la colonización y se le darán 140 leguas cuadradas de tierras en los sitios de las colonias. Firmado por Ramón Castilla y Juan Manuel del Mar.

Se cambió el destino de las llanuras Amazónicas (Schutz viajó personalmente con el ministro Tirado hasta Caballococha y desde ahí hasta Manaus – Brasil para ver la factibilidad del proyecto) por Pozuzo, ya que anteriormente 2 intentos de colonización alemana en Moyobamba habían fracasado (Entre 1850 y 1853 llegaron 1096 alemanes traidos por José Antolín Rodulfo).

Oxapampa-Pozuzo

En 1856 el Barón Schutz viajó a Alemania donde encontró bastante oposición a su proyectos, sobretodo porque ya se conocía el fracaso de la colonización en Moyobamba, su intención de reclutar alemanes de Hesse, Renania y Nassau fracasó, por lo que puso sus ojos en el Tirol,una región católica y de menores recursos. Publicó en un diario alemán su proyecto de colonizar el Pozuzo, y el Padre Benedictino Agustín Scherer se enteró del proyecto que ayudaría a sus hermanos campesinos y artesanos pobres y por esa razón recomendó al Padre José Egg, capellán del pueblo de Imst en el Alto Inn (Tirol). Después de un diálogo con el Barón se oficializó el apoyo de ambos religiosos, quedando autorizados para buscar en el Tirol a las personas indicadas. La noticia de que irían acompañados por el padre José Egg, inspiró mayor confianza, esperanza y fe entre los aldeanos tiroleses, donde cada persona que quería formar parte del grupo, tenía que tener una recomendación de buena conducta otorgado por el Párroco de su pueblo, es el caso de la señora Ana María Egg de la Villa de Silz, que al enterarse que sus hijos querían viajar también se animó en sacar su recomendación.

Se dirigieron a Silz, pueblo especialmente afectado por la pobreza, donde iniciaron el reclutamiento. Como primera recomendación, Schutz afirmaba que aquellos campesinos que tuvieran algo de dinero, emigrasen hacia Hungría “donde no hay que afrontar situaciones desconocidas” y que hacia Perú sólo fuesen aquellos en extrema necesidad. Para 1857 ya Schuzt contaba con 180 tiroleses (de Haiming, Zams, Silz, Wipptal, Stubaital) y 20 campesinos procedentes de Voraderberg, los que iniciaron el recorrido vía férrea hacia Augsburg.

Los 200 tiroleses y 100 prusianos el 29 de marzo de 1857 de Amberes zarparon en el viejo barco guanero inglés “EL NORTON” rumbo al Perú, apenas había partido El Norton el padre José Egg procedió a celebrar el sacramento del matrimonio de 23 parejas jóvenes; cumpliendo así sus caros anhelos de formar una familia y tener sus hijos. · Después de varios meses de viajes por el Atlántico y luego por el Pacífico, los colonos llegaron el 25 de julio de 1857 al Puerto del Callao, donde el Barón con mucha preocupación los esperaba; lastimosamente hasta el momento el viaje había cobrado 07 muertos (05 niños y 02 adultos). Schutz había llegado dos meses antes que los colonos al Perú, dándose con la terrible sorpresa que el camino prometido desde Cerro de Pasco hacia Pozuzo NO había sido construido, debido a que el prefecto Salcedo había utilizado el dinero para comprar armamento debido al estallido de una revolución. Schutz ante la coyuntura toma la decisión de continuar con la colonización, pensando que los colonos podrían construir el camino ellos mismos. Fleta de su propio dinero el vapor Inca para llevar a los colonos a Huacho donde llegaron el 26 de julio (esta medida fue tomada para evitar que los colonos desembarquen en el Callao, puerto en donde Schutz contaba con que se acercarían empresarios peruanos y alemanes con ofertas de trabajo a los inmigrantes, motivándolos a abandonar el proyecto de colonización).

Después de una cuarentena que sólo duró unos días, el 30 de julio se embarcaron a bordo del Barco “El Inca” y después de dos días de viaje llegaron a Huacho, donde se alojarían unos días y se apertrecharían. Los colonos desde Huacho inician su largo, sacrificado y penoso viaje por tierra, primero cruzaron zonas costeras para luego atravesar picos y nevados de la cordillera de los Andes, el viaje duro varios días y cuando llegaron a Cerro de Pasco, a consecuencia del intenso frío, se enfermaron de “soroche”. Después de superar muchas dificultades los colonos decidieron continuar con el viaje rumbo a Acobamba, donde se terminaba el camino y a partir de ahí los mismos colonos tuvieron que construir su propio camino. Un grupo importante de colonos junto con el padre Uberlinger se separó ( se regresaron a Lima donde fueron apresados bajo el cargo de incumplimiento de contrato, terminando en Iquique trabajando en las salitreras e inclusive a Puerto Montt en Chile donde se venían desarrollando colonias alemanas), mientras que el resto liderados por el padre Egg prosiguieron la expedición, llegando hasta Acobamba un mes después; en donde acamparon a la espera de que termine la estación lluviosa que acababa de emperzar y hacía imposible transitar y abrir camino hacia Pozuzo. A todo esto, llegó desde Lima una orden de comparecencia para Schutz, debido a las denuncias que un grupo de inmigrantes y algunos políticos locales habían hecho contra su persona, acusándolo de incumplimiento de contrato y peculado. Schutz (quien durante buena parte del camino había adquirido provisiones y animales para los colonos de su propio dinero) tuvo que partir a Lima, encomendando la expedición a Joseph Egg. Como resultado de las acusaciones, se le suspendió a Schutz el cargo de director general de la colonia.

Para mayo de 1858, sólo quedaban 112 colonos en el campamento. Por esas fechas se trasladaron a Pampa Hermosa, iniciando una cosecha de maíz, caña, arroz y frutas, las cuales rindieron en abundancia permitiéndoles alimentarse, mientras pasaba la segunda estación lluviosa. Asimismo, el comerciante Johann Renner generosamente les donó 43 cerdos, 43 vacas y 43 cabras, con lo que los colonos iniciaron la ganadería. El 28 de febrero de 1859 ocurrió una catástrofe, un aluvión de lodo y piedras cayó sobre el campamento de los colonos en Santa Cruz, falleciendo seis de ellos.

“Finalmente, el 25 de julio de 1859 los colonos se establecen en el valle y celebraron la fundación oficial de Pozuzo. Se repartieron los terrenos en dos zonas, una denominada Prusia donde se alojaron los prusianos y otra llamada Tirol para los tiroleses, erigiendo una iglesia al medio, eligiendo un alcalde por cada comunidad y quedando como dirigente espiritual el padre Joseph Egg. Construyeron sus propias viviendas, abrieron senderos de comunicación hacia Cerro de Pasco y hacia Huánuco, iniciaron los cultivos y en pocos años vivían “en pie de prosperidad”, retirándoseles el subsidio que recibían antes del estado.” (*)

Puente colgante de Pozuzo

En 1868 llegaría otro grupo de alemanes. Se embarcaron de Amberes sólo 321 personas a bordo del barco italiano Valparaíso y después de 97 días de viaje marítimo llegaron al Callao en la tarde del 22 de julio de 1868, para luego pasar a Huacho y así poder seguir la misma ruta de sus antecesores (1857); cabe señalar que sólo llegaron a Pozuzo 315 inmigrantes, por que en el viaje fallecieron 14 y nacieron 8. Este segundo grupo deberían haberse dirigido a la zona del Mayro, pero como camino no estaba en buenas condiciones prefirieron quedarse en Pozuzo.

“Uno de los motivos por los cuales la colinia no se desintegró luego de ser abandonados por el Estado, no encontrar caminos y ver que los rios no eran navegables fue su idiosincracia, hay que recordar la procedencia de los colonos, quienes eran humildes agricultores que formaban grupos humanos desde épocas ancestrales en el Tirol, Renania y Bavaria y fervientes católicos cohesionados alrededor de la figura del padre José Egg quien jamás abandonó a los colonos y veló por ellos hasta su muerte. Asimismo, los colonos venían de una existencia sumamente dura en sus países de origen, mientras que en su nuevo destino cultivaban lo suficiente para una existencia holgada sin el riesgo de morir de inanición y no tenían ni que hacer servicio militar ni impuestos exorbitantes que pagar con el Estado.” (*)

El 25 de julio del 2009 se celebran 150 años de la fundación de la colonia y Pozuzo será sede del 7mo Encuentro de Comunidades Alemanas de América Latina

(*)Gran parte de este artículo se hizo gracias al trabajo de Eduardo Salazar en su blog Inmigración en el siglo XIX. Muchas gracias Eduardo.

Comments (14)

Cusco entre las 20 ciudades turísticas más populares del planeta

La revista Travel+Leisure presentó su ranking de las más populares ciudades turísticas del mundo y Cusco figura entre los 20 primeros ocupando el puesto 16. El ranking fue hecho en base a los resultados de una encuesta On-Line.
Este año fue la ciudad de Udiapur, en el noroeste de la India, la que lideró la lista, desplazando a la ganadora de 2008: Bangkok (Tailandia), que ocupó el tercer lugar. En segundo puesto se situó Cape Town (Sudáfrica); y en cuarto, Buenos Aires (Argentina), que junto a Cusco son las únicas dos ciudades latinoamericanas incluidas en esta lista.
El ranking es el siguiente:

1 Udaipur, India 87.94
2 Cape Town 87.69
3 Bangkok 86.80
4 Buenos Aires 86.22
5 Chiang Mai , Thailand 86.18
6 Florence 85.61
7 Luang Prabang , Laos 85.45
8 New York 84.65
9 Rome 84.63
10 San Francisco 84.53
11 Sydney 84.27
12 Jaipur 84.14
13 Oaxaca 84.01
14 Istanbul 83.90
15 Fez 83.82
16 Cuzco 83.40
17 Jerusalem 83.23
18 Siem Reap 83.17
19 Quebec City 83.05
20 Kyoto 83.01

Aunque la noticia debe llenarnos de alegría lo que pocos saben es que el año pasado Cusco estuvo en puesto 6. Al parecer las huelgas y marchas han hecho que descienda de posición.

Comments (2)

Older Posts »