Apuntes sobre la CVR y el Museo de la Memoria

Tomo prestadas las palabras del siempre bien informado Aldo Mariátegui (con el que discrepo a veces en algunos aspectos, pero no niego que sea un tipo muy inteligente e informado y con opiniones muy acertadas como en esta ocasión) sobre la CVR (Comisión de la Verdad y Reconciliación) y el Museo de la Memoria.

Sobre la CVR

Creo que la CVR fue una creación absurda del desatinado Paniagua porque: 1) La guerra con Sendero aún no ha acabado. 2) Aquí no tuvimos dictaduras asesinas como en el Cono Sur sino una democracia asediada. 3) Aquí no existió una política gubernamental de exterminio sistemático como en esas tiranías. 4) Reabrir heridas no sirve sino para envenenar el ambiente y el alma, aunque otros -como los ex miembros de la CVR- sostengan lo contrario. Creo que mirar para adelante y olvidar es mucho más saludable que regodearse morbosamente en el dolor del pasado. 5) Esa comisión fue capturada por una tendencia política determinada y sirvió a una agenda de acciones que a menudo les genera empleos, ingresos económicos y posicionamiento jurídico-político aquí y en el extranjero. 6) Aquí sí se había procesado a los militares que cometieron excesos. 7) Gastar gran parte de US$19 millones en una planilla estatal por lo general únicamente llena de caviares no me suena sano. 8). Se ha creado en gente pobre muchas expectativas de recibir dinero por indemnizaciones, y eso ha provocado apetitos de raíces macabras. 9) Se ha satanizado y judicializado en exceso a las FF.AA. y se ha limitado su operatividad contra el senderismo actual. 10) Se ha polarizado innecesariamente a la sociedad peruana. 11) Se manchó a partidos políticos democráticos como AP y el APRA como si fueran cómplices de excesos. Y mil peros más.

Tampoco me agradó la demagogia que generó el Informe de la CVR, desde un número de muertos inflado hasta todo ese mito de que hubo un racismo deliberado porque las víctimas eran generalmente de raza indígena (¡no iban a ser escandinavos si la mayor parte del conflicto se dio en los Andes!).

Sobre el Museo de la Memoria (Y esa estupidez caviar de que los limeños éramos ajenos al conflicto…seguro que ellos lo eran, pero la mayoría de limeños no)

Nuestro país es siempre tan especial… Vamos a erigir un Museo de la Memoria sobre una guerra con el terrorismo senderista que aún no ha acabado, que aún nos envía constantemente ataúdes desde el VRAE o el Huallaga, que aún nos pinta consignas y nos pone banderas rojas en otros lugares como ominosas advertencias.

Todo esto es tan absurdo como que los yanquis hayan construido un museo sobre la II Guerra Mundial en 1944 (finalizó en 1945). O los vietnamitas sobre su guerra con los gringos en 1970 (acabó en 1975). O nosotros en la Guerra del Pacífico en 1879 (terminó en 1884). ¿Se imaginan a Uribe inaugurando un Museo de la Memoria sobre el conflicto con las FARC? Patéticamente cómico.

No entiendo cómo García se asustó por un poco de chilla caviar local, unas caras largas europeas y una presión intelectual ilustre. ¿Por el fantasma de El Frontón? En algunos meses va a ser muy curioso ver en las noticias la inauguración de ese museo al mismo tiempo que los reportes de nuevas bajas militares. Bueno, será un “museo continuo”, que abrirá más salas conforme siga el terrorismo.

Y otra falacia sobre el senderismo es esa historieta caviar de que a los limeños no nos interesaron los ataques terroristas sino hasta el atentado de Tarata de 1992. ¡Qué mentira tan hija de puta! A todos hacía rato que nos tenían angustiados los despachos desde provincias. ¿Recuerdan la impactante fuga de senderistas de la cárcel de Ayacucho en 1982? ¿La masacre en 1989 de los policías en Uchiza a manos de los senderistas? ¿La matanza de Uchuraccay en 1983? ¿La rebelión de los penales en 1987, en Lurigancho y aquí al frente nomás en El Frontón? ¿Los asesinatos selectivos de los almirantes Cafferata y Ponce Canessa, del general López Albújar, del comandante Vega en La Paz? ¿El horrendo crimen de Bárbara D’Achille, la ecologista muerta a pedradas en 1989?

Y eso para no hablar de los toques de queda, los apagones, los bombazos a la lejanía y las redadas policiales. ¡A mí me estallaron cuatro bombas cerca antes de irme a vivir a España en 1989, así que naturalmente debía tener a Sendero muy presente y no verlo como algo lejano en las provincias!

El otro día escuchaba al supuesto actor Miguel Iza repetir esa imbécil e irrespetuosa falsedad, esa miserable sandez. Respondiendo a la pregunta de cómo vivió los años de “conflicto interno” (así le llaman huachafamente los caviares a la guerra que nos declaró Sendero), y dijo lo siguiente: “Viviendo en medio de la guerra sin hacerle caso. Como si no pasara nada. La gente se acostumbró a tenerla en la cara; pero no a llamarle guerra sino ‘un problema de cholos’ que no incluía a ‘la gente’, digamos”. Leyendo este dislate sólo así pude entender que éste haya protagonizado una película tan mala, ese bodrio de Tarata. éste Iza debe ser un autista o un esquizofrénico para haber vivido esos años y no darse cuenta de lo que pasaba en su país. En todo caso, no debería generalizar su absurda experiencia personal. No todos fuimos y somos tontitos como él. Sino todos seríamos caviares y éstos no sacarían 0.5% y 76 mil votos con Susy Villarán en las elecciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: